Cinco razones para ir al gimnasio





Ser más fuertes: Será más fácil caminar, subir las escales y correr. Además, si la fuerza y la masa muscular aumentan habrá menos probabilidades de contraer una lesión. 

Perder grasa corporal: A medida que la masa muscular se queman más cantidad de calorías durante todo el día. Lo que sucede es que a medida que aumenta la capacidad muscular se agiliza el metabolismo y el cuerpo quema más grasa durante todo el día.

Reduce el riesgo de padecer Osteoporosis: Sobretodo en mujeres que son más propensas a contraer esta enfermedad. Aumenta la densidad mineral ósea vertebral alrededor de un 13%. Esto, junto con una buena ración de calcio en la alimentación, son dos maneras de mejorar las defensas contra la osteoporosis.

Reduce el riesgo de lesiones, dolor de espalda y artritis: El entrenamiento de fuerza además de fortalecer los músculos, fortifica los tejidos conectivos y aumenta la estabilidad articular. Actúa como refuerzo para las articulaciones y ayuda a prevenir lesiones. Colabora en calmar el dolor de la osteoartritis y las molestias lumbares.

Nunca es tarde para arrancar: Las mejoras son posibles a cualquier edad incluso en personas de más de 60 años. Igualmente siempre un profesor de educación física o experto en musculatura debe supervisar los ejercicios en personas mayores.

Por otro lado, si el atleta no puede costear el precio de un gimnasio puede usar botellas con agua o con arena como si fueran pesas caseras. También se pueden comprar los elementos específicos y hacer los ejercicios en casa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

redes sociales

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedInRSS FeedEmail